CINE- PELÍCULAS- TRAILERS- NOTICIAS- CLIPS- SPOTS- POSTERS y lo MEJOR DEL CINE DE ACCIÓN AQUÍ.

lunes, 14 de enero de 2013

CURIOSIDADES DE LOS MERCENARIOS.



Como actor, Sylvester Stallone era consciente de que tenía que permitir al reparto que aportara sus individualidades a cada papel. Como director, también entendió la importancia de saber adaptar las ideas para sacar el máximo partido de las capacidades y el talento de cada actor individualmente. "Cada uno de ellos era una estrella por derecho propio", explica Stallone, "y precisaba ser atendido equitativamente. Pero he de admitir que todos vinieron y dejaron los egos a un lado. Todos subieron a bordo dispuestos a dar el cien por cien al papel. Hicieron que mi trabajo fuera fácil."

Dolph Lundgren aplaude a Stallone por su predisposición a admitir contribuciones: "Cuando recibí el guión, Gunnar era un tipo totalmente distinto", recuerda. "No participaba tanto en la historia. Tras entrevistarme con Sly un par de veces, se nos ocurrieron otras ideas. Por lo que respecta a mí, soy más bien una persona tímida, permanezco en último plano y dejo que todo el mundo vaya de un lado a otro; Sly escribió eso para mi personaje."

Mientras rodaban la espectacular batalla por el patio del palacio en la que los mercenarios asaltan el edificio, Terry Crews debía atravesar por entre una explosión y una bola de fuego enormes. Pese a que Crews estaba dispuesto a meterse en la bola de fuego, Stahelski entendió que aquello era poner a un actor en peligro sin razón alguna. "El plano resultó espectacular sin necesidad de afrontar una posibilidad de lesiones", comenta Stahelski, "y una vez que le explicamos eso a Sly, lo entendió perfectamente. No llevamos el plano a una situación comprometida, y no arriesgamos la vida del actor", añade. "Todos salimos ganando."

Pese a que había manejado armas con anterioridad, Terry Crews admite haberse intimidado un tanto a la hora de manejar el AA-12. "Lo más difícil para mí", dice Crews, "fue aprender a respetar el arma. Hay que ser muy, pero que muy cuidadoso a la hora de cargar las balas. Ese bastardo ¡es una exageración!"

Sylvester Stallone hizo que la célebre ‘Arkansas toothpick’, una pesada, equilibrada y proporcionada daga con gran predicamento entre los confederados durante la Guerra civil americana, fuera el arma preferida de Lee Christmas. Diseñada para ser lanzada hacia cualquier parte, con una hoja que va de los 30 a los 50 centímetros de largo, ha de llevarse cruzada a la espalda en una funda.

A través del proceso de escritura, Stallone no se sacaba de la cabeza a Jet Li y Jason Statham para los papeles de Yang y Christmas. No había trabajado con ninguno de los dos, pero admiraba sus interpretaciones y sabía de qué eran capaces. Para Sly, disponer de todo un icono de las artes marciales como Jet Li en la película era del todo obvio.

Giselle Itié insistió en participar ella misma en la perturbadoramente realista escena de tortura por el procedimiento del ‘submarino’. "Es una perfeccionista", comenta Stallone. "Definitivamente ha nacido para la acción." El día en que esa escena se rodó, Itié estuvo horas tendida cara hacia abajo en una tabla con una esponja y una toalla sobre la boca, mientras el agua se le iba colando garganta abajo. "Creamos una auténtica cámara de torturas", informa Kevin King. "Se trataba de un plató verdaderamente claustrofóbico." Con el fin de prepararse emocionalmente para la escena, Itie hizo los deberes. "Investigué cómo se siente la persona que está siendo torturada, porque quería entender la sensación de ahogo y asfixia. Quería comprender las emociones en esa situación. Fue un reto del todo emocionante, y apenas podía esperarme a rodar la escena".

Para cuando Sylvester Stallone tuvo un guión que le pareció apto para rodaje, había escrito más de 100 borradores, rehecho del todo la dirección de la cinta y suprimido o bien reelaborado drásticamente los principales personajes.

Para inspirarse, Stallone echó mano de filmes de acción de la vieja escuela como "Doce del patíbulo" y "Los perros de la guerra" a modo de modelos a seguir: películas donde los hombres eran hombres, los combates cuerpo a cuerpo, y la historia creíble.

Cuando Sylvester Stallone se puso a escribir sobre el papel (lo hace a mano, nada de mecanografía u ordenador) vislumbró la historia como un rechinante film de acción que fuera a un tiempo relevante y conmovedor; una historia con un tema al que el público respondiera. "Quería volver a visitar cierta clase de sensación, cierto tipo de rodaje, cierta clase de mentalidad", explica Stallone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

CURIOSIDADES DE THE QUEST. (JEAN CLAUDE VAN DAMME)

The Quest ganó $21.6 millones de dólares en la taquilla estadounidense. Tuvo mayor aceptación en el extranjero, recaudando casi $40 mill...